top of page

¿Qué es un flashback?


qué es un flashback portada

¿Qué es un flashback? Me preguntas. Y tus palabras me transportan a mi primera clase de escritura creativa, donde alguien preguntó «¿Qué es un flashback?» Y el gesto de la profesora se transformó, como si también ella hubiera regresado a algún momento de su pasado. ¿Que qué es un flashback, dices? Pues lo que acabo de utilizar para escribir esta introducción.


¿No te queda claro? No pasa nada, para eso está este artículo. Vamos a ver qué es un flashback, en qué se diferencia del racconto y para qué puedes usarlo. Si has oído por aquí que el exceso de flashbacks es malo, te queda mucho por aprender de esta técnica narrativa.


Definición: qué es un flashback según la RAE


1. Voz inglesa (pron. [fláshbak]) que significa, en una película o en un texto literario, 'paso a una escena o episodio cronológicamente anterior al que se está narrando'. Por tratarse de un extranjerismo crudo, debe escribirse con resalte tipográfico. También es posible sustituirlo por expresiones españolas equivalentes, como escena o secuencia retrospectiva, salto atrás y, en retórica, analepsis: «De ahí el choque narrativo y estilístico que suponen las secuencias retrospectivas del parricidio y la desfloración incestuosa» (Triunfo [Esp.] 2.7.1977); «García Márquez utilizará la técnica del "salto atrás" para narrarnos parte del pasado de algunos de los secuestrados» (Abc [Esp.] 17.5.1996); «En todo este engranaje que ha de servir para contar la historia juegan un papel fundamental las constantes analepsis ("flash-backs") que permiten al autor rememorar la adolescencia de la protagonista» (Abc [Esp.] 30.8.1996).


O sea, ese momento en el que estás leyendo una historia y de repente la autora te cuenta algo que pasó hace tiempo.




DEFINICIÓN DE FLASHBACK

Se suele recomendar la moderación en el uso de los flashbacks porque interrumpen la acción. Al fin y al cabo, se supone que lo que importa de tu historia es lo que sucede en el “presente” de la misma, ¿no?


Caperucita se adentró en el bosque y se puso a oler las flores sin darse cuenta de que el lobo la acechaba.


Ese sería el presente de la historia aunque esté narrada en pasado. Si se te hace bola, esté artículo sobre el tiempo narrativo, te ayudará.


Caperucita se adentró en el bosque y se puso a oler las flores sin darse cuenta de que el lobo la acechaba. El aroma inexistente de las margaritas le recordó una de sus primeras decepciones.


De momento no hay flashaback ahí porque seguimos contando lo que pasa en el presente de la historia.



caperucita huele flores en un flashback explicacion que es un flashback


Caperucita salió de su casita, se adentró en el bosque y se puso a oler las flores sin darse cuenta de que el lobo la acechaba. El aroma inexistente de las margaritas le recordó a una de sus primeras decepciones. Una vez, cuando era muy pequeña, su madre la dejó al cuidado de Tita Floren. La niña estaba entusiasmada porque le encantaban los jarrones que adornaban cada esquina de la casa. Sin embargo, al acercar a ellos la nariz, se pinchó porque no eran de verdad, sino de plástico y, como las pequeñas florecillas blancas que salpicaban la hierba camino a casa de su abuelita, no olían a nada.


En este párrafo sí hay flashback, porque la historia de Caperucita se interrumpe para narrar el recuerdo.


Te decía más arriba que no se recomienda abusar de los flashbacks porque interrumpen la acción. ¿Te imaginas que tu protagonista se para cada página para recordar cosas de su infancia? Sería difícil de seguir y probablemente aburrida.


Las expertas dicen que cuando una autora abusa de los flashbacks es, bien porque no conoce su historia o bien porque la ha empezado demasiado tarde.


Esto es cierto en muchos casos, pero no en todos. Sobre todo si tenemos en cuenta que los flashbacks cumplen un amplísimo abanico de funciones. Muchas de ellas utilizadas con buenos resultados por Stephen King en «Cementerio de animales».


Funciones del flashback


Lo contaba en Instagram de manera muy reducida. Así, sin profundizar mucho, se me ocurren al menos 8 funciones para los flashback:


Su principal objetivo es proporcionar a las lectoras información sobre la historia de los personajes, los motivos detrás de sus acciones o detalles sobre el contexto de la trama que no se han revelado previamente. Pero pueden hacer mucho más por tu novela.


1. Desarrollar al personaje: los flashbacks vienen muy bien para crear su segunda dimensión, el trasfondo.


2. Crear suspense: dar pinceladas sobre eventos del pasado en momentos clave, ayuda a crear intriga y, por tanto, interés.


3. Worldbuilding: en historias con universos ricos y complejos, los flashbacks pueden usarse para explicar las culturas, o los eventos significativos que han dado forma a la sociedad en la que se desarrolla la narración.


4. Establecer temas o símbolos: un flashback puede conectar presente y pasado a través de simbología para que el tema de la historia quede más claro.


5. Generar empatía: así es como se suelen estropear casi todos los buenos villanos. No obstante, contar una parte del pasado de un personaje ayuda a que las lectoras se interesen más en lo que le pasa.


6. Establecer contrastes: un buen flashback en determinados momentos de la novela puede ahorrarte mucho trabajo a la hora de desarrollar el arco del personaje.


7. Resolver conflictos: hay que tener cuidado con esto porque puedes caer en el truco fácil, pero hasta en la vida real, solucionar un conflicto del pasado sirve para zanjar problemas del presente. La serie “entre fantasmas” se basaba en esto, de hecho.


8. Caracterización: imagina que tu profesora estiradísima tiene un pasado como payasa en un circo y esto se descubre a mitad de la historia...


9. Describir emociones: cuando no sabes muy bien cómo describir lo que un personaje siente en un momento determinado, puedes recurrir a un momento del pasado en el que sintiera lo mismo y contarlo. Esto suele funcionar si, para explicar la emoción inexplicable, usas una anécdota con la que tus lectoras puedan empatizar.


Lo que pasa es que, sin ejemplos, es muy difícil imaginar cómo funciona todo esto, así que vamos con el ejemplo.


Los flashbacks en Cementerio de animales, de Stephen King




Flashbacks en cementerio de animales stephen king

Cementerio de animales es una novela de Stephen King publicada en 1983. Es de terror y aunque la primera mitad transcurre de forma razonablemente apacible, hay alguna escena muy perturbadora. El resumen a continuación contiene spoilers, pero está redactado para todos los públicos.


La familia Creed (padre, madre, hermana mayor, hermano pequeño y gato) se muda a Ludlow, un pueblecito de Maine. Su nueva casa es estupenda, pero está junto a una carretera por la que pasan camiones a toda velocidad. Allí han muerto muchas mascotas.


La familia hace buenas migas con el vecino, que los lleva de excursión a un cementerio de animales que los niños de la región mantienen muy bien cuidado. La madre no está nada feliz con la caminata porque tiene traumas relacionados con la muerte de su hermana en el pasado.


Pasados los meses, el gato muere atropellado y el vecino muestra a al protagonista un cementerio secreto que resucita a las mascotas, pero las devuelve «distintas».


En la segunda mitad de la novela, el que es atropellado es el hermanito pequeño. Por supuesto, el padre lo entierra en el cementerio malvado y el niño regresa, pero con ansias asesinas que, por supuesto, satisface con delectación.


El libro acaba como el Rosario de la Aurora y ni siquiera es de las mejores obras de King, pero usa todas las funciones de flashbacks que hemos mencionado.


Vamos allá:


  • Flashback para desarrollar el trasfondo del personaje: alrededor de la página 100, justo cuando se forja el primer punto de giro de la novela, la madre y los hijos se van a pasar Acción de Gracias a casa de los padres de ella. Cuando la familia se despide en el aeropuerto, el protagonista «Se acercó a la ventana donde antes estuviera Ellie, con las manos en los bolsillos y se quedó mirando a los mozos que cargaban el equipaje». A partir de ahí, un flashback nos traslada al momento exacto en el que se envenenan las relaciones entre el propio protagonista y sus suegros.

  • Flashback para caracterizar al personaje: en este mismo fragmento, King aprovecha para darnos una descripción muy detallada del protagonista, aunque no como las que solemos leer: «Pasaba dieciocho horas semanales en clase, veinte empollando, otras quince sirviendo mesas en una pizzería situada cerca del hotel Whitehall. Además, estaba nervioso». Louis Creed es un trabajador nato, un hombre constante y meticuloso; características todas ellas que le permitirán llevar a cabo las acciones más determinantes de la trama.

  • Flashbacks para crear suspense: aquí es donde King se luce en «Cementerio de animales». Estamos hablando de una novela de terror y el suspense es clave en el terror. En este género, nada funciona si se lo das todo mascado a las lectoras desde el principio, así hay que dosificar bien la información. Además, en este caso concreto, King debe hacernos comulgar con una rueda de molino muy gorda. A saber, que existe un cementerio que te devuelve con vida aquello que entierras en él. ¿Y cómo lo hace?

    • En el primer punto de giro, cuando muere el gato de la familia, el vecino octogenario de la pareja protagonista le cuenta al padre las historia del lugar. Pero no inmediatamente, solo después de pedirle que haga una serie de cosas incomprensibles que este hace porque hay una fuerza malévola sobrevolando el lugar.

    • Una vez terminadas esas acciones, cuando ya nada se puede hacer para que las consecuencias tengan lugar, King comienza con su relato: los animalitos que se han enterrado y han vuelto: «—No —dijo Jud—. No es un lugar del que uno habla por las buenas. Allí enterré yo, cuando tenía diez años, a mi perro "Spot" que se arañó con un alambre de espino oxidado mientras perseguía a un conejo. La herida se infectó y lo mató». A las pocas páginas, King nos deja una notita del vecino: «A propósito, Louis, yo tampoco mencionaría por estos contornos lo que hicimos anoche. Hay otras personas que conocen ese viejo cementerio micmac y algunos han enterrado allí a sus animales. Es como un arrabal de Pet Sematary. ¡Lo creas o no, allí arriba han enterrado hasta un toro! El viejo Zack McGovern, que vivía en Stackpole Road, enterró en el cementerio micmac a su toro "Hanratty", que fue premiado en un concurso de ganado».

    • Después de esto aparece el gato muerto… pero vivo. La acción ya ha sucedido y las consecuencias son evidentes, pero la historia de lo que ha sucedido sigue sin haberse contado completamente. Es unas cinco o seis páginas después cuando el vecino cuenta gran parte de la historia del lugar, incluído el hecho de que al todo hubo que matarlo porque volvió muy agresivo. Este flashback, lo creas o no, termina en una especie de cliffhanger emocional:

«—Y eso es todo, creo yo —dijo—. Se me acabó la cuerda.

—¿Puedo hacerte sólo otra pregunta? —preguntó Louis.

—Adelante.

—¿Nunca enterraron ahí arriba a una persona?

El brazo de Jud se movió convulsivamente, cayeron al suelo dos botellas de

cerveza y una se rompió.

—¡Por los clavos de Cristo! —exclamó—. ¡No! ¡Ni pensarlo! ¡De esas cosas ni

se habla, Louis!

—Era simple curiosidad —dijo Louis, violento.

—Hay cosas que es mejor no tocar ni por curiosidad —dijo Jud Crandall, y por

primera vez, Louis Creed lo vio realmente anciano y desvalido, como si estuviera al

borde de su propia tumba recién abierta.

Y después, ya en casa, Louis reparó en otro matiz del aspecto que tenía Jud en

aquel momento.

Daba la impresión de estar mintiendo».

  • Hay un flashback más adelante que nos habla de esta mentira. Un flashback que pretende ser una advertencia y que, por supuesto,m no sirve de nada. Excepto para cargar la atmósfera y que el final de la novela se lea como inevitable. Lo que no es poca cosa, debo decir.

  • Flashbacks para mejorar el worldbuilding: en esto King es especialmente bueno. De hecho, creo que es su especialidad. Quizá porque todas sus novelas están ambientadas en el mismo mundo a gran escala y en un reducto muy pequeño a pequeña escala. En cementerio de animales, intercala información sobre los diferentes habitantes del lugar en la mayor parte de los flashbacks que dedica a la creación de suspense: —Los micmacs consideraban a este monte un lugar mágico. Para ellos todo el bosque, desde el pantano hacia el norte y el este, era mágico. Construyeron esto y aquí enterraban a sus muertos, lejos de todo. Las otras tribus se mantenían apartadas. Los penobscots decían que estos bosques estaban llenos de fantasmas. Después, los traficantes de pieles decían lo mismo. Algunos veían el fuego de San Telmo en el pantano y creyeron ver fantasmas. Jud sonrió y Louis pensó: «Eso no es lo que crees tú.» —Con el tiempo, ni los propios micmacs se atrevían a venir por aquí. Uno aseguraba haber visto a un "wendigo" y decía que esta tierra se había corrompido. El Gran Consejo se reunió para hablar de ello…, o así me lo contaron cuando era chico, Louis, pero el que me lo contó era el borrachín de Stanny B., como llamábamos a Stanley Bouchard, y lo que Stanny B. no sabía lo inventaba».

  • Flashbacks para establecer temas o símbolos: en este apartado King se explaya algo menos. No obstante, el fragmento de libro que más me ha impresionado es precisamente de este tipo y se trata de un capítulo casi completo que habla del pasado de la madre de la familia protagonista. En él se cuenta la terrible enfermedad y muerte de la hermana. Aunque lo que realmente importa en esa escena es el sentimiento de culpa, una emoción presente en toda la extensión de la novela. Si quieres leerla, es el capítulo 32. Este regreso al pasado sirve también para generar empatía con el personaje, que hasta ese momento no nos caía muy bien porque parecía pusilánime, caprichoso y un poquito manipulador. Pero aquí King nos hace partícipes de un evento muy traumático de su infancia y de pronto la entendemos y nos ponemos de su lado.

  • Flashbacks para resolver conflictos: el mismo capítulo 32 sirve para que el protagonista y su esposa cierren varias heridas abiertas. La confesión de la mujer hace que el marido la entienda y la relación de ambos, que no era mala, se convierte en cuasiperfecta.

  • Flashbacks para describir emociones: este se explica por sí solo y seguro que puedes usarlo en tus proyectos muchas veces: «Allí había una fuerza, sí, la sentía. Recordó un día en que, estando en tercer año de la escuela secundaria salió con una muchacha y con otra pareja de paseo por el campo y fueron a parar a un camino que terminaba en una central eléctrica. Estaban arrullándose cuando, al poco rato, la muchacha que estaba con Louis dijo que quería irse a casa o, por lo menos, a otro sitio, porque le dolían las muelas (las que tenían empaste, que eran casi todas). Louis se alegró de marcharse de allí. El aire que rodeaba la central le hacía sentirse nervioso y en vilo. Aquí le ocurría lo mismo, pero el efecto era aún más fuerte».


¿Cómo se construye un flashback?


Como muchos otros elementos de la narrativa, por ejemplo, los puntos de giro, un flashback de compone de tres elementos: la entrada, el hecho del pasado y la salida.


Recuerda que cada narración tiene lo que llamamos un "tiempo presente", en negrita en el texto.


Caperucita salió de su casita, se adentró en el bosque y se puso a oler las flores sin darse cuenta de que el lobo la acechaba. El aroma inexistente de las margaritas le recordó a una de sus primeras decepciones. Una vez, cuando era muy pequeña, su madre la dejó al cuidado de Tita Floren. La niña estaba entusiasmada porque le encantaban los jarrones que adornaban cada esquina de la casa. Sin embargo, al acercar a ellos la nariz, se pinchó porque no eran de verdad, sino de plástico y, como las pequeñas florecillas blancas que salpicaban la hierba camino a casa de su abuelita, no olían a nada.


El flashback es un viaje en el tiempo que nos saca del presente y nos lleva al pasado. Para salir del presente necesitamos una puerta. En este caso, esa puerta son las margaritas. O, más concretamente, el hecho de que no huelan a nada, que es lo que dispara el recuerdo.



cómo se construye un flashback


También es imprescindible volver del flashback para que la historia siga, En el ejemplo no hay puerta de salida (o de regreso) porque no he seguido con el cuento, pero hay varios elementos que podemos usar para que Caperucita vuelva al presente. Podemos seguir con las flores o acudir al lobo.



Ejemplo 1.


Caperucita salió de su casita, se adentró en el bosque y se puso a oler las flores sin darse cuenta de que el lobo la acechaba. El aroma inexistente de las margaritas le recordó a una de sus primeras decepciones. Una vez, cuando era muy pequeña, su madre la dejó al cuidado de Tita Floren. La niña estaba entusiasmada porque le encantaban los jarrones que adornaban cada esquina de la casa. Sin embargo, al acercar a ellos la nariz, se pinchó porque no eran de verdad, sino de plástico y, como las pequeñas florecillas blancas que salpicaban la hierba camino a casa de su abuelita, no olían a nada. Desilusionada, alzó la cabeza y vio, a lo lejos, un rosal.

—¡Oh! —dijo en voz alta. —Seguro que las rosas sí que huelen bien.


Ejemplo 1.


Caperucita salió de su casita, se adentró en el bosque y se puso a oler las flores sin darse cuenta de que el lobo la acechaba. El aroma inexistente de las margaritas le recordó a una de sus primeras decepciones. Una vez, cuando era muy pequeña, su madre la dejó al cuidado de Tita Floren. La niña estaba entusiasmada porque le encantaban los jarrones que adornaban cada esquina de la casa. Sin embargo, al acercar a ellos la nariz, se pinchó porque no eran de verdad, sino de plástico y, como las pequeñas florecillas blancas que salpicaban la hierba camino a casa de su abuelita, no olían a nada.

—Disculpe, señorita. —el lobo sacó a Caperucita de sus cavilaciones. —Si quiere, puedo enseñarle un lugar donde crecen las flores que mejor huelen de todo el bosque.


Ambas opciones son válidas porque ambas sacan a Caperucita y a las lectoras del pasado. La segunda, además, hace que la trama avance un poco más rápido.


Y ahora que ya sabes lo que es un flashback, quizá quieras comprobar que tus narraciones contienen todos los elementos básicos. Si es así, echa un vistazo al curso gratuito de La Escribeteca: Las 6 claves de la narración.


9 visualizaciones

Comments


bottom of page