top of page

Ansiedad creativa: cómo deshacerte de ella en 2023

Actualizado: 1 feb 2023

Si te cuesta creer en ti misma como escritora, lo primero que debes saber es que no estás sola: la ansiedad creativa nos afecta a todas en mayor o menor medida.


Independientemente de cuáles sean tus emociones concretas, puedes estar segura de que la mayor parte de las escritoras que en el mundo han sido han sentido algo parecido y volverán a sentirlo. Y es que esa carga emocional es una respuesta natural al proceso creativo. Lo que no quiere decir que debamos detenernos en ella. Es importante diseccionar esos sentimientos, llegar al núcleo de la ansiedad por escribir y recuperar la pasión por la escritura. Y eso es lo que vamos a intentar en este artículo que se basa en las enseñanzas de Giulietta Nardone, Dennis Foley y Sean Glatch.

Ansiedad por escribir: qué es y cómo superarla

¿De dónde proviene su ansiedad por escribir y cómo puedes manejarla de manera productiva?, Giuletta Nardone, de Writers.com ha destilado algunas ideas muy interesantes al respecto.


Escucha el podcast en iVox:



¿Qué es la ansiedad por escribir?

Muchas de las personas a quienes les gustaría comenzar a escribir no lo hacen porque hay una voz crítica que vive en su cabeza y les dice que no son lo suficientemente buenas para hacerlo. La voz es de lo más creativa y, sobre todo, machacona. Lo sé porque yo misma la oigo a menudo. Su nombre es diálogo interno y lo que me dice a mí es:

  • No sabes escribir

  • No tienes ideas nuevas

  • Lo que estás escribiendo ya se ha dicho miles de veces

  • En realidad no eres escritora

  • No pierdas el tiempo en esto


Las personas con ansiedad por escribir o ansiedad creativa pueden incluso experimentar síntomas físicos si intentan escribir. En mi caso, cuando me ataca especialmente fuerte siento naúseas, me mareo, se me acelera el corazón y se me hace un nudo de angustia en el pecho. O sea, una fiesta.


Lo contrario de la ansiedad creativa


La Escribeteca es un lugar desde el que lanzo un discurso totalmente contrario a la ansiedad creativa: creo firmemente en divertirnos mientras escribimos. Y sé que lo contrario de la ansiedad por escribir es el entusiasmo, la emoción, las ganas de experimentar y probar cosas nuevas.


Emociones todas ellas positivas que tienen que ver con la libertad creativa y que también siento a menudo.


La cuestión es que debemos aprender a gestionar la ansiedad y cambiarla por esas otras emociones positivas.


¿Qué causa la ansiedad por escribir?


La mayor parte de nosotras nos hemos educado en un sistema que no premia la creatividad, sino el acierto. Nos enseñaron que hay respuestas buenas y respuestas malas. Algo que no funciona especialmente bien con cuestiones creativas como la escritura. Y es que, sí, hay reglas que hacen que una obra literaria sea mejor que otra, pero «lo que está bien» y «lo que está mal» no son mandamientos escritos en piedra cuando hablamos de creatividad.


Muchas veces, una escritora necesita explorar y no sabe cuál es la respuesta correcta cuando comienza una obra por el sencillo motivo de que para cada obra hay una respuesta correcta diferente.


El perfeccionismo y el miedo al fracaso son dos de los grandes escollos con los que nos encontramos las personas con ansiedad creativa. La buena noticia es que en el mundo de la creatividad no existe el fracaso. Cuando escribimos exploramos y aprendemos. Y es necesario que nos demos permiso para empezar a hacerlo.


¿Cómo se puede trabajar la ansiedad por escribir?


En este caso la respuesta quizá no te guste, pero la ansiedad creativa relacionada con la escritura se trabaja escribiendo.


Lo más difícil de esto es empezar y sentirse segura, así que te recomiendo que no te pongas grandes metas de escritura. Si sientes ansiedad o angustia cuando escribes, intenta alguno de estos ejercicios:


  • Empieza un diario en el que hables de lo mucho que te cuesta escribir. Yo lo hago. Cuando no puedo escribir, trato de explicarme a mí misma por qué no puedo. Al poco tiempo me doy cuenta de que estoy escribiendo y que no pasa nada. Eso me devuelve un poco de seguridad. Entonces comienzo a hacerme preguntas sobre por qué no puedo escribir la escena que me da problemas. Como ves, se trata de acercarme a la escritura desde un ángulo diferente. Para cuando me doy cuenta, he recuperado las ganas de escribir.

  • Date permiso para escribir mal. El perfeccionismo es uno de los peores enemigos de la creatividad. A nadie le gusta hacer mal las cosas, pero tampoco hace falta lograr el resultado perfecto a la primera. Date permiso para ser imperfecta y recuérdate que la fase de revisión existe por algo. Hasta las escritoras más famosas y mejor consideradas tienen lectoras cero, editoras y correctoras.

  • Busca ejemplos de escritoras que estén en tu misma situación: echa un vistazo a la sección de agradecimientos de tu libro favorito. Seguro que tu autora de referencia agradece su paciencia a lectoras que la ayudaron con sus dificultades personales. Dice el refrán que mal de muchos consuelo de tontos, pero yo no estoy de acuerdo: mal de muchos, normalización para todas es lo que creo.


Superar la ansiedad por escribir


Dennis Foley, también de Writers.com ofrece sus propios consejos para superar la ansiedad creativa. Puede que te sirvan durante el proceso de escritura de una obra larga. En ese momento en el que te preguntes si de verdad vas a poder lograrlo.


Cuando ese cuestionamiento aparece, lo que solemos hacer es salir corriendo para no sentirnos como unas fracasadas. Y no es de extrañar. Piensa, ¿cuántas veces te has encontrado diciéndote este tipo de cosas:

  • Todas tus ideas son espantosas.

  • No funcionará.

  • ¿En qué estaba pensando?

  • Esto no se hace.

  • La historia es débil, artificiosa y poblada de personajes falsos que no me creo ni yo.

  • soy un fraude.


No es que haya muchas buenas noticias relacionadas con esto, pero al menos no estás sola. Escritores de la talla y el prestigio de Steinbeck se sentían exactamente así con cada obra que escribían. Y a pesar de ello siguieron escribiendo. Afortunadamente.


Hay un pequeño truco que funciona cada vez que nos sentimos abrumadas por la ansiedad de escribir, que es hacerlo poco a poco. Ya sabes, como lo del chiste de comerse un elefante: ¿Cómo te comerías un elefante? Bocado a bocado.


Pues con la ansiedad creativa, también. No tienes que escribir tu novela de un tirón. Puedes dedicarle unos minutos cada vez. De esto hablo mucho en el curso Cómo ser escritora en 5 minutos (al día).


El primer paso es dejar de considerar tu novela como un todo inabarcable y empezar a pensar en ella como en un montón de elementos que puedes atacar de uno en uno.

Haz bloques de 5 minutos de esfuerzo, elige en qué vas a trabajar durante esos 5 minutos y deja todo lo demás de lado.


Puede ser un diálogo, una decisión malvada de tu villana estrella… Da igual, céntrate en eso y hazlo. Toma una única decisión y llévala a cabo.


¿Qué pasa si tomo la decisión equivocada?


Vale, esto tampoco te va a gustar, pero el hecho es quete vas a equivocar muchas veces y esos errores forman parte del proceso de encontrar la decisión correcta. Cuando escribes, no sabes qué está bien o mal hasta que evalúas el global de la obra. Y no habrá obra hasta que no tomes estas decisiones minúsculas. En resumen: ya te preocuparás de solucionar los errores que cometas en el momento adecuado, que no es ahora.


Afortundamente, las escritoras podemos permitirnos el lujo de cortar, pegar y reemplazar palabras, frases, párrafos y escenas enteras.


Si tienes que quedarte con una idea de este artículo, que sea esta. Las escritoras no escribimos novelas, las reescribimos.


Nuestro trabajo se basa en gran medida en la técnica del ensayo y error. Tener miedo de equivocarnos es como no echar a andar por miedo a tropezarnos. O tener miedo de respirar por si el aire está contaminado. Necesitamos acostumbrarnos a llenar un espacio en blanco con una palabra, frase o párrafo y seguir adelante pase lo que pase. Solo después de haber terminado un primer borrador y ver lo que tenemos, podemos comenzar a tomar decisiones sobre qué agregar, qué eliminar, qué cambiar y qué mover.


La escuela y hasta el trabajo ejercen sobre nosotras una presión constante para que lo hagamos bien a la primera. Por suerte, la escritura no es así. Como escritoras podemos revisar, borrar, cambiar y hasta empezar de nuevo sin consecuencias. Y lo mejor es que, cada vez que lo hacemos, la calidad de nuestras obras, mejora.


Cómo encontrar o recuperar la confianza en tu escritura


Para aprovechar al máximo tu viaje como escritora, te conviene conocer algunos ejercicios y prácticas que puedes adoptar para escribir con más confianza. O, lo que es lo mismo, para reducir la ansiedad creativa.


La confianza en una misma al escribir comienza con un enfoque saludable del proceso. Y a esto ayuda tener unos objetivos literarios sanos y trabajar con el diálogo interno.


Controlar el diálogo interno


Construir confianza en una misma es difícil cuando las voces de tu cabeza son demasiado críticas. Cuando escribes, una parte de tu cerebro está ocupada con la página en blanco y otra parte está analizando las palabras que escribes. Si esta segunda parte interrumpe el flujo de escritura con frases como "Esto no tiene sentido". “¿Quién soy yo para escribir sobre esto?” “Nadie disfrutará de esto”, lo que haces es crear el hábito de desacreditar tu trabajo. Un problema, por cierto, que sufren incluso las escritoras de éxito.


Para crear un hábito de escritura saludable y sentirse segura mientras escribes, sin ansiedad creativa, es crucial controlar el diálogo interno.


Para ello es necesario que seas consciente de que ese diálogo interno existe y que dispongas de herramientas para contrarrestarlo.



​En lugar de esto:

​Di esto:

​Nunca escribiré bien

​Mejoraré el texto en la fase de revisión

​Esta novela está condenada al fracaso

​Esto es un borrador, no tiene que ser perfecto

¿Quién soy yo para contar esta historia?

​¿Por qué no escribir esta historia si me apetece?

No permitas que el diálogo interno negativo interrumpa tu proceso creativo.


Aborda lo que te hace dudar de ti misma


Las escritoras secuestradas por la ansiedad creativa tienden a escribir menos, como es natural. A nadie le gusta sentir un nudo en el estómago, ni nauseas, ni todo eso de lo que te hablaba al principio del artículo.


Quizá quieras conocer un pequeño secreto sobre la procrastinación: no postponemos la escritura porque seamos perezosas, sino porque anticipamos emociones negativas que suelen surgir de la tarea que estamos evitando. A veces, tener más confianza como escritora implica abordar esas emociones negativas de frente.


Pregúntate por qué esperas fracasar en tu proyecto de escritura. ¿Crees que te faltan las habilidades, o la experiencia, o simplemente el tiempo para escribir? Según los expertos en Terapia Cognitivo-Conductual, cuando tienes estas conversaciones contigo misma, te das más control mental para superar la ansiedad creativa y comenzar a construir una mayor confianza.


Lee mucho


Uno de los mejores consejos para escritoras con ansiedad creativa es que sigan leyendo. Leer es la mejor manera de aprender a escribir. Cuando analizamos las obras que nos gustan (y las que no), descubrimos técnicas y trucos que nos hacen crecer como escritoras.


La escritura es una conversación a múltiples bandas que incorpora no solo las palabras escritas, sino también las palabras que la escritora ha leído previamente y de las que su obra bebe.


y si quieres leer libros de escritura, ni siquiera tienes que salir de esta página. Te dejo aquí algunos enlaces:







Si tienes que fingir, finge


La confianza en la escritura no es algo que se construya de la noche a la mañana, sino que debe practicarse y cultivarse.


Muéstrate segura incluso cuando no lo estés. Cuando hables sobre tu trabajo con otras personas, puedes mencionar que te sientes abrumada, pero recuerda comentar los aspectos más interesantes de lo que estás escribiendo. Aquello a lo que prestamos atención se convierte en lo más importante, así que puedes tratar de controlar a qué le das importancia.


En La Escribeteca somos muy conscientes de todo esto. Al menos cuando se trata de nuestras compañeras. Así que, si no te sientes capaz de controlar tu diálogo interno sola, te recomiendo que te unas a un grupo estupendo que lo combatirá desde fuera.






68 visualizaciones

留言


bottom of page